Lunes, Oct 20

Última actualización03:17:42 PM

  • *
    *
    *
    *
    *
    *

    Los campos que están marcados con asterisco (*) son obligatorios.

  • Webmail

19/12/2011 - EL PRODUCTOR-Una jaula para la siembra de peces puede costar hasta un millón de dólares

Las jaulas se elaboran con materiales sintéticos y resistentes al agua salada y a las condiciones climáticas.

 

La maricultura no es una actividad barata. La inversión para instalar las jaulas y mantener una infraestructura amigable con el medio ambiente hace que el negocio requiera de un fuerte capital para su funcionamiento.

 

En el mercado existen diferentes tipos de jaulas para la siembra de peces, que se elaboran con materiales sintéticos y resistentes al agua salada y a las condiciones climáticas. Según el biólogo y asesor en negocios de maricultura, Leonardo Maridueña, una de estas jaulas puede costar hasta un millón de dólares.

 

Esta estructura está conformada por un aro, que puede tener unos 30 metros de diámetro, por 30 metros de fondo. Pero no es lo único que se requiere. Por ser un cultivo intensivo, hace falta un monitoreo constante de los peces, de ahí que se deben instalar cámaras acuáticas que permitan la observación de los animales y su comportamiento. “Como es un cultivo intensivo, los peces se chocan unos con otros y aparecen las epidemias lo que podría aumentar la mortalidad. Eso hay que monitorear diariamente”.

 

Dentro de las granjas marinas, explica Maridueña, se requiere de una infraestructura adicional para controlar la mortalidad de los peces. Lo primero es contar con buzos que recorran las jaulas y saquen a los animales muertos. Entre tres y cuatro de los pescados se envían al laboratorio para el análisis veterinario, donde se determina las causas de su muerte. El resto se dispone en una caja especial ubicada a 500 metros de profundidad. Posteriormente se utiliza una balsa recolectora que circula por todas las jaulas recogiendo a los animales muertos, que posteriormente son incinerados.

 

“Por otro lado, al usted poner una infraestructura en el agua inmediatamente aparecen los organismos adherentes. Estos se encuentran en el medio marino y se adhieren a las estructuras y taponan las jaulas por lo que los peces se pueden morir por falta de oxigeno”.

 

Para evitarlo existen dos opciones, una de ellas es mandar a los buzos con cepillos para limpiar las jaulas. Pero hay reglas especiales para ellos, por ejemplo, no pueden estar más de dos horas en el agua. La segunda opción es utilizar sustancias antiadherentes, aunque estas podrían afectar al medioambiente.

 

La actividad también genera riesgos ambientales, indica Maridueña. Así, las heces fecales caen sobre el fondo marino, alterando la fauna del fondo del mar. Lo mismo ocurre con los residuos de alimentos que no consume el pez y que caen al fondo marino. En ese caso, llegan otros organismos que no son del medio para consumir ese alimento y afectan la fauna nativa de la zona.

 

Pero Samir Kuri, gerente de operaciones de Ocena Farm, señala que con un correcto manejo y monitoreo de las jaulas se reduce al mínimo ese impacto.
Maridueña añade que en el caso de las jaulas flotantes, estas pueden atraer depredadores. En el caso de Ecuador, uno de ellos es el tiburón. “Al momento de retirar las jaulas o terminar con la concesión, esas especies se van a mantener ahí y como ya no tienen alimento buscaran otras cosas de comer”.

 

Las aves marinas, además, se convierten en depredadores de los peces enjaulados, por lo cual hace falta invertir en redes especiales que cubran las infraestructuras instaladas en el mar.

 

Dentro de la actividad también existen limitantes. “Está prohibido el uso de organismos genéticamente modificados, porque si se escapan al medio, estos organismos se pueden mezclar con las especies nativas y alterar la composición genética”, advierte Maridueña.

 

Tampoco se permite el desarrollo de semicultivo, es decir, que se capturen a los juveniles en el mar y luego se los lleve a las jaulas de engorde. Eso ocasiona, con el paso de los años ya no se tengan adultos en el medio ya que esos juveniles no se pudieron reproducir. “En países desarrollados, como España, hicieron ese semicultivo con el atún aleta azul y se dieron cuenta que pusieron en peligro de extinción a la especie”.

 

Según el estudio realizado por la Subsecretaría de Acuacultura y la empresa Stratega (febrero 2010), la implementación de jaulas en el mar no implica un riesgo potencial para especies migratorias o que recorren las aguas ecuatoriales como el caso de las ballenas.

 

Y se hacen recomendaciones para la instalación de las jaulas. Entre ellas, que se utilicen materiales adecuados para que no haya riesgo de desprendimiento de cuerdas, redes o cualquier parte del equipo. Además que deben ser de fácil limpieza y mantenimiento para evitar que se acumule material orgánico en los alrededores de la jaula. También se hacen recomendaciones en cuanto a la utilización de luces para evitar impactos en especies como las tortugas.

 

Fuente: El Productor

cnaecuador RT @MarthaPine: Las exportaciones de camaron aumentaran un 30% en este año Diario El PP @jcamposanoc @cnaecuador http://t.co/1fPowLUFQP
cnaecuador @jcamposanoc figura entre las 100 personas más influyentes del mundo de la industria de productos del mar http://t.co/CEwfS0wezw
cnaecuador RT @MarthaPine: En entrevista con @teleramaec promocionando AQUAEXPO2014 @jcamposanoc @cnaecuador http://t.co/l0LSYhDU8m
cnaecuador Ing. Roberto Boloña, Chairma XVI CEA y AquaExpo invita a la inauguración el 20 de oct a 20h00 en el Hilton Colon. http://t.co/m1jQbVxsxi
cnaecuador Experiencias de tecnologías de producción con los competidores del Ecuador, la metodología genética para mejorar la productividad (2/2)
Está aquí: Home NOTICIAS ACUACULTURA 19/12/2011 - EL PRODUCTOR-Una jaula para la siembra de peces puede costar hasta un millón de dólares