×

La Cámara Nacional de Acuacultura (CNA) reconoce la determinación del Gobierno y sus Fuerzas del Orden para hacer frente a la grave crisis interna por terrorismo que afecta a nuestro país.

Conscientes del heroísmo demostrado por los uniformados en diversas zonas del territorio nacional, la CNA desea contribuir de manera activa y solidaria. Por esta razón, la institución ha decidido poner a disposición sus instalaciones para convertirlas en un centro de acopio de productos de aseo y no perecibles a ser distribuidos a las fuerzas del orden en coordinación con el Gobierno Nacional.

Invitamos a nuestros afiliados, empresas relacionadas y otros gremios productivos exportadores a sumarse a esta jornada de solidaridad bajo el lema «UNIENDO FUERZAS».

El objetivo principal es realizar una donación inicial de dos mil kits de aseo y alimentos no perecibles destinados a la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas. Cada kit estará compuesto por elementos esenciales para el bienestar diario, tales como: alcohol, fideos, jabón de manos, aceite, pasta de dientes, arroz, frazada, agua, papel higiénico, café, cepillo dental y azúcar.

Los donativos serán distribuidos en las provincias de Guayas, Manabí, El Oro y Esmeraldas.

Para aquellos que deseen sumarse a esta causa, los invitamos  a ponerse en contacto con nosotros a través de los siguientes medios:

Teléfono: 09 93771572

Correo electrónico: cna@cna-ecuador.com

Agradecemos de antemano la solidaridad y colaboración de todos los sectores involucrados, confiando en que juntos superaremos esta difícil situación.

 

[pdf-embedder url=»https://www.cna-ecuador.com/wp-content/uploads/2024/01/GESTION-ACUICOLA-DICIEMBRE.pdf» title=»GESTION ACUÍCOLA DICIEMBRE»]

El sector camaronero ha experimentado una alarmante disminución en sus ingresos, dejando de percibir cerca de 1,500 millones de dólares este año. Esta situación se atribuye a la preocupante caída de los precios internacionales del camarón, los cuales han alcanzado valores incluso inferiores a los registrados durante la pandemia por COVID-19.

Esta realidad ha tenido un impacto directo en el desempeño de las exportaciones, generando un decrecimiento del 6% en el 2023. Según datos proporcionados por el departamento de comercio exterior de la Cámara Nacional de Acuacultura CNA, estas cifras se traducen en pérdidas que superan los 370 millones de dólares en comparación con el año 2022.

Para contrarrestar esta grave situación, la industria camaronera ecuatoriana hizo un enorme esfuerzo por mantener sus cifras de exportación vendiendo mayor volumen, pero por menos dólares, a continuación, detallamos algunas de las causas. 

FACTORES EXTERNOS:

La economía mundial atraviesa estancamiento económico con inflación global, lo que deriva en una pérdida de poder adquisitivo y por ende una disminución de la demanda de ciertos productos, no considerados de primera necesidad.

Los principales destinos del camarón ecuatoriano son China con el 59% de participación, Estados Unidos con el 17%, España con el 5%, Francia con el 3% e Italia también con el 3%.

China registra una depreciación de su tipo de cambio del Yuan (RMB) frente al Dólar Americano (USD) lo que provoca que los importadores chinos tengan menos cantidad de dólares disponibles para la compra del producto, lo cual deteriora su capacidad de consumo y por otra parte, para el importador chino se vuelve más caro sostener el inventario de productos importados congelados, como el nuestro, lo que también desmotiva la compra al no tener perspectivas favorables respecto del consumo.

Mientras que en Estados Unidos se registra una caída del 12% de consumo de productos del mar generada por los niveles de inflación a lo que se suma el incremento de las tasas de interés y los costos energéticos altos, lo cual complica el panorama.

Por otra parte, la competencia gana terreno: India y Vietnam son el segundo y tercer productor de camarón del mundo, respectivamente. Estos países cuentan con varias ventajas frente a Ecuador. Salarios más bajos, políticas de fomento y moneda propia que pueden devaluar a voluntad.

Otro factor que incide en las pérdidas del sector, es que la industria camaronera ha enfrentado desafíos en cuanto a competitividad debido al significativo aumento constante de los costos operativos en el Ecuador, entre los que está el precio de los combustibles y el incremento de las materias primas utilizadas a lo largo de la cadena de valor de camarón.

FACTORES INTERNOS:

Los costos relacionados a la producción, procesamiento y comercialización en toda la industria camaronera se han incrementado significativamente este año en USD 0.28 adicionales por cada libra producida frente a los costos de 2022.

Esto se debe en primer lugar, al gasto anual de aproximadamente 80 millones de dólares en materia seguridad representa una carga financiera considerable para la industria, destacando la necesidad de inversiones significativas para salvaguardar las operaciones y los activos.  El año cierra con con un total de 77 incidentes delictivos contra el sector camaronero, resultando 58 personas heridas y cuatro víctimas fatales, según cifras de la Dirección de Seguridad de la Cámara Nacional de Acuacultura.

A esto se suma el aumento constante de los costos operativos entre ellos: los nuevos costos tras la eliminación del precio diferenciado del diésel, el impuesto a la salida de divisas (ISD) y el impuesto al valor agregado (IVA) para insumos y bienes de capital, que constituyen cargas fiscales adicionales para el sector y el incremento de precio de materias primas utilizadas a lo largo de la cadena de valor de camarón.

Ante este escenario de descenso de precios y aumento de costos, el sector camaronero ha experimentado una merma de liquidez de USD 0.98 por cada libra producida, por lo que se ha visto seriamente afectada su rentabilidad.

Por ello resulta imperativo que el gobierno ecuatoriano centre sus esfuerzos combatir la delincuencia y en reducir costos.  La CNA, a nombre del sector camaronero reitera su compromiso de seguir trabajando con el sector público para buscar alternativas que permitan garantizar el desarrollo del sector acuícola, que se ha convertido en un gremio de vital para la estabilidad socio-económica del país, por su generación de más 290 mil plazas de empleo directas e indirectas.

 

 

 

[pdf-embedder url=»https://www.cna-ecuador.com/wp-content/uploads/2023/12/GESTION-ACUICOLA-NOVIEMBRE-1.pdf» title=»GESTIÓN ACUÍCOLA NOVIEMBRE»]

La Cámara Nacional de Acuacultura CNA se pronuncia sobre el proyecto de reforma tributaria enviado por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional denominado “Ley de Eficiencia Económica y Generación de Empleo”, específicamente sobre el artículo 13 que crea un nuevo impuesto a las ventas, disminuyendo seriamente el capital de trabajo y restando liquidez a toda la cadena de valor del sector camaronero en momentos en que el sector atraviesa una de las peores crisis económicas de su historia.

El artículo en cuestión propone que los contribuyentes realicen una auto retención mensual de hasta el 3% del total de los ingresos obtenidos. La CNA señala que esta medida constituye un impuesto sobre las ventas que se pre cancelaría mensualmente generando escasez de iliquidez y deteriorando el poco capital de trabajo disponible.

Adicionalmente, el gremio señaló que el efecto es más agresivo sobre el sector exportador ya que éste no es sujeto de retenciones por sus ventas al extranjero y ahora, bajo el esquema que se propone, se aplicaría una auto retención sobre dichos valores.

José Antonio Camposano, Presidente Ejecutivo de la CNA, señaló en su cuenta de X: «Imponer un 3% de impuestos sobre las ventas resultaría en la disminución de nuestro capital limitado de trabajo, dejándonos sin la liquidez necesaria para operar. Esta medida, que cuestionamos en el gobierno anterior, sigue siendo una propuesta perjudicial en la actualidad

El sector camaronero acumula pérdidas por 1,400 millones de dólares en el 2023 debido al debilitamiento del consumo en China y otros mercados clave, generando una presión insostenible en la cadena productiva. La contracción de la demanda ha afectado las exportaciones, mientras que los productores enfrentan desafíos competitivos debido al aumento de los costos operativos, como el precio del combustible, salarios, inseguridad y costos de materias primas. En el último año, este aumento de los costos de producción ha generado pérdida de liquidez y un impacto económico total que supera los 1,400 millones de dólares.

Si bien la CNA, como parte de la Corporación de Gremios Exportadores del Ecuador CORDEX, ya expuso sus argumentos ante la Ministra de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Sonsoles García, el gremio anuncia que acudirá ante la Comisión de Régimen Económico de la Asamblea Nacional para exponer los motivos por los que consideran que la propuesta es nociva para la competitividad de la cadena productiva camaronera y, por lo tanto, debe descartarse.

La inseguridad se ha convertido en motivo de profunda preocupación para el sector camaronero.  Según cifras recabadas por la Dirección de Seguridad de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA), de enero a finales de noviembre de 2023, se han registrado un total de 76 incidentes delictivos, resultando 58 personas heridas y cuatro víctimas fatales.

No obstante, estas estadísticas podrían subestimar la verdadera magnitud del problema, ya que se calcula que sólo el 30 % de hechos se denuncian, es decir, por cada hecho delictivo que la CNA registra hay, por lo menos, dos más que no son denunciados por temor a represalias y también por la desconfianza que generan los administradores de justicia, ya que pese a existir elementos probatorios suficientes del delito, en algunos casos, dictan medidas sustitutivas.

Los grupos delictivos, cada vez más audaces, han intensificado sus acciones, incursionando en propiedades productivas, interceptando a trabajadores en tránsito y perpetrando actos de violencia con el objetivo de expandir su control territorial y sembrar el miedo. En la actualidad, estas organizaciones criminales están intimidando a los equipos de seguridad encargados de la protección del sector para socavar sus operaciones. Utilizan tácticas como amenazas, extorsiones e incluso perpetrando atentados.

El ambiente de inseguridad ha llevado al sector camaronero ecuatoriano a realizar una inversión anual de más de 80 millones de dólares en medidas de seguridad. Esta inversión abarca desde la contratación de guardias operando en turnos rotativos hasta la implementación de avanzados sistemas de videovigilancia, potenciados con inteligencia artificial y tecnología de rastreo satelital. Pero,  a pesar del esfuerzo y la alta  inversión, la lucha contra la delincuencia parece lejos de ser ganada.

La creciente inseguridad en el sector camaronero ecuatoriano ha impulsado a la Cámara Nacional de Acuacultura a establecer una mesa de seguridad para atender alertas en el Golfo de Guayaquil y el Archipiélago de Jambelí, evidenciando la urgencia de una acción gubernamental colaborativa para contrarrestar la violencia. Sin embargo, el gobierno no ha dado paso a la propuesta de la CNA para reformas al reglamento de armas, con el propósito facultar a las empresas de seguridad a portar armamento de largo alcance, en vista que la delincuencia emplea armas cada vez más sofisticadas.

La inseguridad que atraviesa el sector no solo se refleja en las cifras preocupantes, sino que también tiene consecuencias más allá de los números. La inseguridad está generando conmoción interna en el país. Ha motivado que los trabajadores no quieran ir a sus lugares de trabajo, afectando áreas cruciales como la producción y demás eslabones de la cadena.

Ante esta situación, se vuelve imperativo que el nuevo gobierno del Presidente Daniel Noboa, adopte medidas urgentes y eficaces. La CNA hace un llamado urgente a que busque ayuda internacional que permita hacer frente a la delincuencia, que está afectando al sector camaronero, otras ramas de la producción y el comercio, así como a la ciudadanía.  La implementación de estrategias cuidadosamente planificadas y la colaboración entre los sectores público y privado son esenciales para restaurar la seguridad del país, como tema prioritario a atender.

Más del 50% de hectáreas camaroneras se asientan en zonas inundables en las provincias del Guayas, Santa Elena, Manabí, El Oro y Esmeraldas. La Cámara Nacional de Acuacultura, a través de su Dirección de Ambiente, estima que alrededor de 110,000 hectáreas se encuentran en riesgo inminente ante la llegada del Fenómeno de El Niño.

Las zonas con de ALTO impacto son:

El peligro es latente porque las camaroneras están ubicadas muy cerca de distintos cuerpos de agua, porque así lo requiere la actividad acuícola que emplea el recurso hídrico para sus cultivos; por lo que todo el sector camaronero está en riesgo ya existe alto, medio o bajo, dependiendo de la intensidad y la permanencia del Fenómeno.

De acuerdo con información oficial, técnicos del ERFÉN, organismo encargado de estudiar el Fenómeno de El Niño en Ecuador anunciaron que posiblemente llegará a partir del 15 de noviembre al país; tras los resultados obtenidos en el viaje del buque de investigación científica Orión de la Armada del Ecuador que recolectó datos en 57 estaciones desde el continente hasta las Islas Galápagos.  Por otra parte, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de NOAA de Estados Unidos que indica una probabilidad entre el 75%- 85% de que la intensidad sea fuerte.

La CNA pide a los miembros del sector camaronero adoptar las medidas que permitan mitigar el impacto de este evento climático anómalo, de acuerdo con las particularidades de cada camaronera, laboratorio, planta procesadora o planta de balanceado. Por lo tanto, se recomienda las siguientes medidas:

 

  1. Muros en las camaroneras.
    1. Verificar el estado de los muros contención y reforzar con sedimento o sacos de arena aquellos que lo necesiten.
  2. Materiales peligrosos
    1. Verificar el correcto almacenamiento (Techado, cubeto impermeable para contener el 110% del líquido en caso de derrames).
  3. Control de vectores y plagas
    1. Limpieza de la malla de retención de sólidos.
    2. Trampas para roedores.
    3. Fumigación de insectos.
  1. Almacenamiento
    1. El área de almacenamiento de (insumos, desechos comunes, desechos peligrosos) debe permanecer limpia y evitar el ingreso de agua, verificando el estado el estado de los techos (goteras), de los cubetos (impermeabilizados), contenedores (sin fisuras), y el estado de los muros de ingreso en caso de existir.
    2. Es imprescindible que el material almacenado se disponga en un pallet que evite el contacto del mismo con el suelo, para el caso de inundaciones.
    3. Los desechos comunes o peligrosos no deberán ser dispuestos o almacenados al aire libre.
  2. Personal
    1. Mantener al personal informado, en cuanto a las medidas que deben tomar en caso de que se presente un agua turbia o con sedimentos, detección de marea roja y primeros auxilios.
  3. Instalaciones eléctricas
    1. Se deberán de revisar y reparar todas las instalaciones eléctricas.

Estas medidas son fundamentales para proteger tanto las instalaciones como a los trabajadores, asegurando así la preparación del sector camaronero ante este evento climático anómalo. Vale recalcar que estas recomendaciones han sido difundidas de forma ampliada en dos boletines anteriores emitidos por la Dirección de Ambiente de la CNA a sus afiliados, durante el mes de mayo y julio.

Por su parte la CNA está coordinando con las autoridades competentes (Prefecturas y Alcaldías) la realización de obras emergentes para mitigar riesgos, tomando en cuenta el grave impacto para la economía y el empleo en el Ecuador si se afecta gravemente la principal actividad económica del país.

La Cámara Nacional de Acuacultura CNA expresa su preocupación ante el estado crítico de la carretera Mar Bravo en Santa Elena, una situación que pone en riesgo el 70% de los laboratorios de larvas de camarón ubicados a lo largo de esta vía.

El oleaje y la creciente marea han causado una afectación significativa a esta carretera, perjudicando el transporte adecuado de las larvas de camarón hacia diferentes puntos de la costa ecuatoriana.

En tal sentido, la CNA en representación del sector camaronero, hizo un llamado urgente a la Alcaldía de Salinas para que disponga el mantenimiento inmediato de la carretera Mar Bravo, con el propósito de evitar el colapso total de esta vía y garantizar el movimiento oportuno de las larvas de camarón para proteger nuestra industria y economía local sin que éste haya sido atendido hasta la fecha.

La situación fue alertada al burgomaestre mediante oficio de la CNA en el que se señalaba la creciente preocupación de nuestro sector ante la inminente llegada del fenómeno de El Niño por lo que consideramos de suma importancia contar con un plan preventivo integral con el objetivo de mitigar los efectos negativos de este fenómeno tal como lo menciona la Secretaría Gestión de Riesgos mediante Oficio Nro. SGR-SGR-2023-0972-O de fecha 22 de agosto de 2023

La inacción frente a esta alerta pone en peligro las actividades acuícolas y aumenta los riesgos asociados con la llegada de este fenómeno natural.

Estaremos atentos a la respuesta de la autoridad responsable a fin de evitar el desabastecimiento de larva de camarón para un sector que sostiene más de 290 mil empleos directos e indirectos.

Tras la culminación de las elecciones celebradas ayer y la elección de Daniel Noboa Azín como el próximo Presidente Constitucional de la República, la Cámara Nacional de Acuacultura, representante del sector camaronero, se ha manifestado en repetidas ocasiones sobre las prioridades que el nuevo mandatario deberá atender desde la perspectiva del sector acuícola.

José Antonio Camposano, Presidente Ejecutivo de la Cámara Nacional de Acuacultura, enfatizó la necesidad de que el Presidente electo afronte con determinación y firmeza la problemática de la delincuencia organizada, la cual ejerce un impacto directo en la ciudadanía y su progreso. Sin seguridad, se dificulta trabajar en un ambiente de paz y plantear inversiones que fomenten la generación de empleo en Ecuador. Expresó: «El nuevo Gobierno asume la enorme responsabilidad de restaurar y garantizar la seguridad que se ha perdido bajo la administración actual». El empresario hizo esta declaración a través de su cuenta de redes sociales (@jcamposanoc), con un llamado urgente a abordar la inseguridad que representa una carga económica de casi USD 100 millones anuales para el sector camaronero, con un saldo lamentable de 51 heridos a la fecha y de 2 víctimas que perdieron la vida en actos criminales. En este sentido, el sector insiste en la necesidad de que las empresas de seguridad privada tengan acceso a armamento de mayor calibre para contrarrestar los ataques de grupos delictivos. Además, insta a dotar a las fuerzas de seguridad pública con armamento moderno y a considerar la militarización de corredores viales con altos índices de criminalidad.

Adicionalmente, el sector camaronero reitera su llamado para trabajar en la competitividad interna del país con el objetivo de impulsar la producción y las exportaciones. Esto implica mejorar la eficiencia de los servicios públicos dirigidos al sector productivo, transparentar el cálculo de las tarifas de combustibles para no trasladar las ineficiencias del Estado ni el déficit público al empresariado y abordar la informalidad que crea una competencia desleal en el sector productivo.

Finalmente, la CNA insta al nuevo Gobierno a promover el desarrollo del sector agropecuario, que ha estado desatendido por el actual gobierno. Se destaca la necesidad de contar con mecanismos de financiamiento para el sector productor, que se verá afectado por el fenómeno de El Niño y que, debido a la crisis actual de los mercados, carece de recursos disponibles. El Presidente Ejecutivo de la CNA afirmó: «El sector agropecuario debe desempeñar un papel fundamental y no quedar relegado sin una política de fomento. Debe convertirse en un motor de desarrollo en las zonas rurales, para que nuestros jóvenes no se vean obligados a emigrar».

La Cámara Nacional de Acuacultura reafirma su compromiso de colaborar con las autoridades del Ejecutivo y la Asamblea Nacional para impulsar las iniciativas necesarias que permitan fortalecer la competitividad del sector productivo. Se recuerda que el sector exportador no sólo contribuye a mantener la dolarización de la economía, sino que, en el caso del sector camaronero, actualmente sustenta 290,000 empleos en áreas económicamente deprimidas del país.

¿Cómo podemos ayudarte?